Una finca privada en la que podrá disfrutar de una vasta extensión de naturaleza sin que nadie perturbe su tranquilidad.

Encinas, jaras, olmos, … rodean un río de aguas cristalinas.

Una satisfacción difícilmente descriptible con palabras.